info@lainter.edu.mx (222) 242 47 00 22 24 86 60 43
Universidad Interamericana > Blog > ¿Sabes recibir críticas negativas?

Recibir críticas nunca es fácil. A nadie le gusta que le regañen o que le den una mala valoración por algo que ha hecho, sobre todo si lo hizo con esfuerzo y dedicación. Pero por difícil que sea, también es cierto que aprendemos mucho de los comentarios negativos.

Para sentir el efecto positivo de una evaluación, debemos estar disponibles y abiertos a recibirla. He visto casos de profesionales que creían estar haciendo lo correcto, incluso si su líder (o sus mentores) decían lo contrario. Al recibir feedback, esas personas simplemente no consideraban lo que decían sus gerentes. En lugar de hacer una autocrítica, se ocupaban de descalificar la opinión de los demás. Incluso si los líderes están equivocados, es importante estar disponible para escuchar cómo otra persona interpreta nuestras actitudes y hacer un autoanálisis en lugar de negarnos a escuchar.

Sé que, en la práctica, recibir comentarios negativos es mucho más difícil que escribir sobre ellos aquí en este artículo, más aún en un momento tan desafiante para todos como el que estamos atravesando.

Con muchos de nosotros en modo home office hace un año, la mayoría de los profesionales estamos físicamente distantes y esto puede comprometer la calidad de una conversación franca sobre el rendimiento. La proximidad y el cara a cara son ciertamente más acogedores que una videoconferencia. Pero no podemos usar esto como una justificación para no escuchar y reconocer dónde necesitamos mejorar.

Cuando un colaborador reacciona de manera hostil y distante al recibir un comentario negativo de su gerente, resulta difícil y tenso; peor aún es cuando un líder se comporta de esa misma manera al escuchar algo que no le gusta o no le cae bien de alguien de su equipo. El efecto negativo en la organización es más grave.

Según el psicoanálisis, la negación es un mecanismo de defensa que todos tenemos para protegernos de lo que nos molesta, ya sean hechos, sentimientos o deseos. No reconocer la realidad es una forma de hacer la vida más tolerable. Pero todos los expertos son unánimes: hacer la vista gorda ante lo que sucede puede ser útil durante un corto período de tiempo, pero a la larga es perjudicial, ya que nos saca de la realidad. Llevando este ejemplo al mundo empresarial, esta negación puede poner nuestra carrera en jaque.

Para no alejarnos de la percepción de quienes nos rodean, basta con una autoevaluación, acompañada de un ejercicio de autoconocimiento. Cuando reciban comentarios negativos, piensen en su desarrollo profesional. Escuchen atentamente las críticas, pidan ejemplos de momentos o actos que no fueron bien evaluados y hagan una retrospectiva imparcial, tratando de imaginar qué podría haber pasado si hubieran actuado de manera diferente. En caso de duda, pidan consejo a alguien en quien confíen; puede ser un compañero de equipo, alguien que les diga la verdad y no lo que ustedes quieren escuchar. Y recuerden: siempre podemos mejorar.

Cuando muchas personas a nuestro alrededor tienen un punto de vista radicalmente diferente al nuestro, ¿somos realmente nosotros los que tenemos la razón?

Quizás sea así, no se puede descartar esta posibilidad. Pero es  al analizar los hechos -y no al negarlos- que tendremos la posibilidad de acercarnos a la realidad.

Leave a Reply