info@lainter.edu.mx (222) 242 47 00 22 24 86 60 43

La pandemia creó la próxima generación de grandes emprendedores

Universidad Interamericana > Blog > La pandemia creó la próxima generación de grandes emprendedores

La pandemia ha provocado un auge en el espíritu empresarial joven. Estas son las causas y cómo los padres emprendedores pueden encender la llama como nunca antes.

Henry Langer tiene 12 años. Tiene el pelo turquesa, vive en Los Ángeles y tiene muchas cosas para entretenerse en casa: dos cerdos, dos perros, un gato, un camaleón y un gecko leopardo, todos rescatados, y quiere una iguana. Pero a lo que no tiene acceso es al fútbol, ​​al béisbol y a sus amigos, algo que la escuela por Zoom simplemente no puede reemplazar. Cuando quedó claro que el encierro sería largo, necesitaba hacer algo y también quería ganar unos cuantos dólares. Así que fundó una empresa de chocolate artesanal, Sweet Henry’s“Me gusta mucho hornear y me encanta el chocolate”, dice. “Al principio fue difícil no comerlo”.

Sin los reptiles y los cerdos, historias similares están saliendo de la cuarentena en todo el país.

Chloe Hans, de 12 años, lanzó Laughing Cosmetics en un sótano de Chicago con su mejor amiga Olivia. En Filadelfia, Micah Harrigan, de 10 años, comenzó un GoFundMe para convertir un autobús escolar en un camión de limonada Mixx de Micah. En Austin, Caroline Jones, de 14 años, montó una tienda virtual en Depop para vender ropa de su armario. (“Conozco a bastantes personas que lo hacen desde marzo de 2020”, dice). Y en Nueva York, Ja’lynn Patmon, de 10 años, presentó a Rochester a Ja’lynn’s Slime Factory.

Los negocios son tan atractivos para los jóvenes que incluso se han convertido en regalos de cumpleaños. “SaNiyah siempre ha querido ser su propia jefa”, dice Tiffany Henderson-Marcy sobre su hija, que está interesada en la cosmetología. Así que en julio pasado, cuando SaNiyah cumplió 15 años, Tiffany le compró una LLC (Sociedad de Responsabilidad Limitada) para ayudarla a abrir una tienda de productos de belleza “y hacer que este sueño se convierta en realidad”.

¿Podría la pandemia estar incubando un boom en la próxima generación de emprendimiento? Es difícil de decir exactamente, pero parece que algo está sucediendo. Las solicitudes de identificación fiscal de empleadores se han disparado vertiginosamente desde que comenzó la pandemia de COVID-19; eso se tradujo en que los estadounidenses iniciaron 4.4 millones de nuevos negocios el año pasado, según investigadores del Instituto Peterson de Economía Internacional, un aumento récord del 24% desde 2019. El Censo no rastrea las aplicaciones comerciales por edad y plataformas como Kickstarter o GoFundMe, e Instagram le dijo a Entrepreneur que no tienen ningún dato o estadística qué compartir. Por lo tanto, es difícil determinar exactamente qué parte de este crecimiento está relacionado con los niños.

Aún así, los expertos dicen que las crisis históricamente han fomentado el espíritu empresarial, y esta crisis en particular viene con algunos factores únicos centrados en los niños. Muchos padres emprendedores que hacen malabares con el trabajo y el cuidado de los niños están ansiosos por ofrecer a sus hijos algo más que TikToks de Charli D’Amelio y Minecraft, lo que hace que la creación de un negocio sea una diversión atractiva. Mientras tanto, la cultura en general ha estado cambiando las viejas reglas por la nueva normalidad, que parece estar cargada con una nueva oleada de espíritu emprendedor. Para los jóvenes ambiciosos, todo se combina para producir una de las mejores lecciones sobre el espíritu empresarial: los tiempos impredecibles están llenos de oportunidades.

En la Gran Recesión de 2008 y 2009, las aplicaciones comerciales se desplomaron. Pero según una investigación que analiza otros datos en el Journal of Economics & Management Strategy, la tasa de emprendimiento en realidad aumentó. El estudio encontró que a pesar de la crisis de la vivienda y la crisis crediticia, el impulso fue provocado por aquellos desempleados que buscaban sobrevivir. La oportunidad que vieron estuvo en una forma diferente de monetizar sus casas y autos, marcando el comienzo de la era de Big Sharing. De hecho, la recesión dio lugar a una manada de unicornios actuales, incluidos UberAirbnbSlackPinterest y Groupon.

Aunque lo que está sucediendo ahora es muy diferente, “cada vez que hay un gran cambio, ya sea una recesión económica o algo como el Covid, surgen nuevas necesidades”, dice Rashmi Menon, emprendedor residente en el Instituto Zell Lurie de Estudios sobre Emprendedores de la Universidad de Michigan. “Las necesidades son la base de una startup, ¿verdad? Si no abordas una necesidad, no tienes un negocio. Cuando todo sigue igual que siempre, es más difícil encontrar nuevas oportunidades. Incluso cuando lo haces, las grandes empresas simplemente se beneficiarán de ellas, y es difícil entrar”. Las empresas emergentes también se benefician de las recesiones porque los recursos como el talento y el espacio de oficina se vuelven más baratos, y los grandes operadores tradicionales se debilitan. En parte, esa es la razón por la que hemos visto surgir economías totalmente virtuales durante la pandemia en torno a las compras, la atención médica y el trabajo.

Si los niños y los adolescentes están absorbiendo algo de este espíritu, llegarán a él como una generación que es más emprendedora que cualquier otra, según Eric Jones, vicepresidente de marketing corporativo de la empresa de tecnología de WordPress WP Engine. Él encarga una encuesta anual para comprender qué es lo que mueve a la Generación Z, y sus datos más recientes muestran que el 62% de la Gen-Z (de 6 a 25 años) planea comenzar un negocio, en comparación con el 50% de la generación Millennial. “Han estado expuestos a las redes sociales toda su vida”, dice Jones. “Así que esta noción de cómo convertirse a sí mismos en una marca es quizás más intuitiva, más natural para ellos. Y esa habilidad es súper crucial para cualquier emprendedor”. Él ha tenido un asiento de primera fila siendo el padre de Caroline, la adolescente que vende su armario. “Ella aprendió a hacer todo en YouTube”, dice.

Es cierto. Todos los videos en línea y las nuevas herramientas sin código que permiten a los adultos iniciar negocios hacen que sea más fácil que nunca para los padres empujar a los niños en esa dirección. “YouTube tiene básicamente todos los videotutoriales que podrías desear”, dice Henry Langer, el chico de la compañía de chocolate, que cuenta con la plataforma para aprender a hacer trufas. “Él es emprendedor por naturaleza, como yo”, dice su madre, Meredith Blake, quien fundó una agencia llamada ProSocial que diseña campañas de impacto en torno a causas. “Durante la pandemia, (Henry) no estaba haciendo otras cosas, como deportes, lo cual era difícil para él, y pensé que realmente podía concentrarse en esto ahora mismo. Y yo podría enseñarle a construir un negocio”. Para su asombro, se ha vuelto mucho más grande de lo que pensaba, gracias a su promoción del Día de San Valentín: chocolates con ‘emoji de cerdo’, cuyas ganancias se destinan parcialmente a los Pigsburgh Squealers, un grupo de rescate con más de 100,000 seguidores en su página de Facebook.

“Si él viera un pedido de 85 dólares, yo diría, ‘Genial, necesitas conseguir 42 dólares en suministros’”, dice ella. “Y él estaba angustiado. En un momento, después de que pidió más ayuda, le dije que tenía que convertirme en socia y compartir las ganancias. Dijo: ‘No quiero’. Y yo le dije: ‘Bueno, tienes que tomar algunas decisiones difíciles porque así es como funciona el mundo real’. Así que tuvimos estas conversaciones sobre inversores y márgenes. Eventualmente, él lo absorbe todo y comienza a resolverlo”.

Al emprendedor en serie Marc Hans también le ha encantado guiar a su hija emprendedora, Chloe, y a su amiga, quienes cofundaron Laughing Cosmetics. El concepto en realidad es anterior al Covid-19; las chicas habían decidido por capricho hacer un exfoliante labial y venderlo en el recreo. Pero luego, cuando la escuela se volvió virtual, en lugar de abandonar la idea, se sentaron y descubrieron cómo fabricar más productos, crear un sitio web, realizar envíos a todo el país y tratar con clientes desagradables. (Hans voltea hacia su hija: “¿Qué digo, Chloe? Mátalos con …” Ella responde: “Amabilidad”).

“Ella captó todos mis ‘ve y consíguelo'”, dice Hans. “Pero puede ser muy testaruda y un poco enérgica. Y desde el negocio, he notado que ella no se pone nerviosa. Es como si su mente hubiera cambiado a: Esto apesta, pero puedo resolver el problema”. Él le da crédito a la pandemia por enfocarse y motivar a las dos niñas. “Realmente ha sido como un catalizador para que crezcan”.

Matthew Wagstaff, fundador de Young Entrepreneur Marketplace en Rochester, Nueva York, ha visto otro aspecto de la pandemia que puede estar encenciendo la llama en los niños. “Honestamente, siento que los padres con los que me he comprometido tienen un poco de fatiga por Covid, y en realidad solo están tratando de cuidar al principal generador de ingresos para ese hogar”, dice. Se pregunta si los niños están absorbiendo esa ansiedad y están tratando de encontrar sus propias soluciones. “No sé si los motivos de los niños son apoyar a los padres o simplemente quieren algo divertido, pero hay un grupo pequeño que realmente están organizados y preparados; tienen su sitio web, son muy activos en las redes sociales y están muy involucrados”.

Wagstaff conoce de primera mano el poder del espíritu emprendedor, en su comunidad y en su familia. También es estratega comercial de Excellus BlueCross BlueShield, tiene su propia línea de ropa y comenzó sus eventos al estilo greenmarket para que los niños sientan la emoción de vender sus productos. La pandemia interrumpió sus planes el año pasado, pero con muchos cobrebocas y guantes, logró llevar a cabo dos de ellos. Su hijo, Maison, de 8 años, que tiene un negocio de galletas, y su hija de 18 años, Madison, con la empresa de joyería que comenzó a los 7 años, se encontraban entre los niños y adolescentes que participaron.

Para SaNiyah Henderson, quien obtuvo la LLC por su cumpleaños, no hay duda de que el estrés ha jugado un papel en su espíritu emprendedor“Te diré esto”, dice su madre, Tiffany. “Tenemos cuatro miembros de la familia que de hecho fallecieron a causa de Covid-19. Entonces empecé a sentir que el mañana no está prometido. Pensé que si podía hacer que mi hija comenzara un negocio en la industria donde ella quiere entrar, si algo me sucediera, ella ya tendría ese impulso”.

En solo tres meses, All Beauty Supply Store abrió sus puertas. “Por un lado, ha sido terrible”, dice SaNiyah sobre su pérdida personal. “¿Pero la tienda? Es muy buena para mí”.

Chloe Hans, 12 (izquierda) y Olivia Hysenukaj, 11

Compañía: Laughing Cosmetics

Qué venden: Brillo de labios, bálsamo y aceites

Dónde: Chicago, Illinois.

¿Por qué llamarlo Laughing Cosmetics?

Chloe: Nos encanta reír. Pero no estábamos seguras de querer que fuera Laughing Lip Gloss porque algún día podríamos querer expandirnos al maquillaje. Así que, ‘Cosméticos’.

¿Cuál ha sido tu mayor lección?

Olivia: Cómo ser amable con los clientes si no les gustó algo. Simplemente pregunta: ‘¿Quieres un reembolso?’. 

¿Cuál es su próximo objetivo para la empresa?

Olivia: Llegar a 1,000 dólares en ventas y luego tratar de encontrar un pequeño estudio en el que podamos trabajar. Siempre sueño con tener un negocio de cosméticos como Ulta.

Chloe: Y pronto una tienda. ¡Esto es lo que quiero hacer!

Ja’lynn Patmon, 10 años

Compañía: Ja’lynn’s Slime Factory

Qué hace: Slime (perfumado, esponjoso, brillante, con cuentas y joyas).

Dónde: Rochester, Nueva York.

¿De dónde surgió tu idea?

Estaba viendo videos de YouTube y vi que la gente estaba muy obsesionada con el slime, y quería saber de qué se trataba. Así que lo probé y realmente me encantó. Entonces pensé, haré un negocio de slime y se lo venderé a los niños que no pueden conseguir los ingredientes.

Ganaste $ 400 en un día el año pasado. ¿Qué hiciste con eso?

En realidad sólo compré más ingredientes. Tengo que asegurarme de tener todo: el pegamento adecuado y, especialmente, el detergente adecuado. Porque si no lo hago, no puedo hacer más slime. ¡Y quiero seguir vendiéndolo!

Micah Harrigan, 10 años

Compañía: Mixx de Micah

Qué es: Un autobús que vende limonada y té helado.

Dónde: Filadelfia, Estados Unidos.

¿Tu mamá es socia?

Copropietaria. Soy yo quien hace todas las ventas y las matemáticas, y trata de calcular cuánto dinero. Se sienta en la nevera y mira su teléfono, asegurándose de que no me roben. De hecho, ayuda mucho a hacer limonadas.

Pero, ¿qué hay del autobús escolar?

Encontramos uno que estaba disponible en nuestro presupuesto: 4,000 dólares de ventas de limonada y donaciones locales. No puedo conducirlo. No sé si mi mamá alguna vez condujo uno.

¿Te has vuelto más inteligente al hacer esto?

Definitivamente aprendí un poco sobre inversiones, manejo y ahorro de dinero. Originalmente quería conseguir un trabajo hasta que me di cuenta de que tenía que tener 18 años. Así que comencé un negocio y resultó aún mejor.

Henry Langer, 12 años

Compañía: Sweet Henry’s

Qué vende: Chocolate oscuro orgánico artesanal

Dónde: Los Ángeles, California.

¿Cuál es la parte más difícil de dirigir una empresa de chocolate?

Después de Navidad no tuve pedidos como por un mes, y luego me la pasé genial. Con casi cualquier pequeña empresa, y a veces con las más grandes, nunca querrás eso. Es como ir a un arroyo y una parte está completamente vacía y seca, y otra parte son rápidos. Solo quieres un flujo lento y constante. Estoy trabajando para hacer crecer mi lista de suscriptores para ayudar con eso.

¿Es tentador comer el producto?

Al principio fue como, ‘¡Oooh, un poco de chocolate extra!’. ¡Pero me di cuenta de que lo necesito para venderlo! Y ahora estoy realmente harto de él.

Leave a Reply