info@lainter.edu.mx (222) 242 47 00 22 24 86 60 43

Improvisar, para que nuestro discurso sea más auténtico

Universidad Interamericana > Blog > Improvisar, para que nuestro discurso sea más auténtico

“Improvisar desata la creatividad, da frescura, es sincero y personal” – Tim Harford

Es innegable que cuando iniciamos un proyecto, una charla o una presentación a todos nos gusta que nos vaya bien, por eso, lo más usual es que nos preparemos con anticipación realizando muchas horas de investigación, analizando datos, revisando el material que vamos a presentar y lo que vamos a decir para que los errores se limiten al máximo. 

Me siento muy cómodo preparándome para las presentaciones, de tal forma, que al final de la reunión las personas se puedan llevar un mensaje sencillo y claro con el que puedan tomar decisiones. Sin embargo, y aunque intentemos tener todos los frentes cubiertos, habrá situaciones en las que nos sorprenda una pregunta para la que no estemos preparados o que se presente una situación que no hayamos analizado. 

En situaciones así, solo nos queda improvisar y dar lo mejor de nosotros mismos para que logremos tener un gran resultado, a pesar de que no estamos preparados. Entonces, si usualmente no improvisamos ¿cómo podemos hacerlo con éxito? a continuación se los explico con estos 4 sencillos pasos que encontré en libro El Poder del Desorden de Tim Harford: 

  1. La práctica. La práctica hace el maestro, es decir, para poderlo hacer bien debemos intentar varias veces para sentirnos más cómodos, y si esto lo aterra, no se preocupe todos los hacemos a diario, la forma común de la improvisación es cuando conversamos con otros.  
  2. Disposición para enfrentarnos a situaciones caóticas. Debemos estar dispuestos a salir de la zona de confort y enfrentarnos a una situación para la que no estábamos preparados. 
  3. Habilidad para escuchar. Como es una situación nueva, debemos estar dispuestos a escuchar que es lo que no está diciendo la persona con la que estamos conversando y entender su reacción para guiarnos sobre lo que debemos hacer. 
  4. Asumir riesgos. Para cambiar la situación en la que nos encontramos debemos asumir el riesgo de actuar diferente y esperar lo mejor, sin importar si estamos arriesgando mucho o poco. 

Lo que me sorprendió del abordaje de la improvisación, es que es algo propio de los humanos, cuando improvisamos somos más nosotros mismos y ese siempre es un buen indicador. A veces, cuando seguimos al pie de la letra un discurso o una presentación y no ponemos atención a la audiencia podemos vernos acartonados y lejos de las personas. 

Está bien que preparemos, pero también que estemos dispuestos a dejar las notas a un lado y estar pendientes de las reacciones de nuestra audiencia, de las preguntas que nos hacen pueda que al final de una presentación que estaba diseñada para ser de una sola persona se convierta en una construcción de varias personas en donde todos tuvieron la oportunidad de aprender. 

Por eso, esta semana la invitación es que improvisemos en aquellas situaciones en las que estemos listos para enfrentarnos a situaciones difíciles, de pronto en una situación en donde ya lo hayamos intentado todo, apelar a nuestra humanidad y poner la magia de ser nosotros mismos nos puede dar la autenticidad que necesita esa situación. 

¡Feliz semana de decidirse por improvisar y ser más nosotros mismos! 

Leave a Reply