info@lainter.edu.mx (222) 242 47 00 22 24 86 60 43

El papel social de los atletas en la era digital

Universidad Interamericana > Blog > El papel social de los atletas en la era digital

“Si un atleta se limita solo a su labor deportiva, estará desaprovechando una parte enorme del impacto positivo que puede provocar”, reflexiona Pau Gasol, quien comparte el siguiente artículo:

Los atletas, sobre todo los que tienen un mayor seguimiento público y mediático, siempre hemos tenido una responsabilidad que trasciende al rendimiento deportivo. En un momento u otro de sus carreras deportivas, han sido conscientes de la influencia que pueden tener en la vida de las personas —en especial, de los más pequeños—. Pero ahora, con las posibilidades que ha traído el continuo desarrollo tecnológico y las redes sociales, eso se ha acentuado y hemos tenido que reaprender y ampliar nuestras competencias al igual que lo han hecho los profesionales de otros ámbitos.

Me refiero, por ejemplo, a que el o la deportista tome conciencia de su capacidad de hacer un uso responsable de la exposición y el reconocimiento social que recibe. Si un atleta se limita solo a su labor deportiva, estará desaprovechando una parte enorme del impacto positivo que puede provocar. Tenemos la oportunidad de verlo en la situación actual que estamos viviendo con la pandemia de la COVID-19: durante estos duros momentos, los deportistas y otras figuras públicas que disponen de una plataforma considerable pueden utilizarla para construir diálogos, transmitir información de calidad o participar en iniciativas que tengan un impacto positivo.

Cuando yo empecé a jugar en la NBA con veintiún años no existían las redes sociales. La comunicación (ruedas de prensa, entrevistas…) giraba en torno a los eventos deportivos y la vida privada estaba más protegida. La relación con los seguidores era muy diferente. Las redes han extendido y profundizado esa relación. Ahora, compartir el día a día se ha vuelto algo habitual y en estos últimos once meses se ha acentuado. Esto tiene, sin duda, sus ventajas, como la cercanía con el público, la solución a la necesidad emocional de conectar los unos con los otros y la posibilidad de hacerlo de forma directa sin la intermediación de un medio de comunicación ajeno a uno mismo. Pero también tiene puntos negativos, como cierta pérdida de intimidad, sobreexposición o sobreuso de los diferentes canales propios. Ahora todo el mundo tiene un teléfono y una cámara y eso es algo que hay que tener presente. 

Además, hay que tener en cuenta el efecto que puede tener en los más jóvenes: la posible adicción a las redes, la importancia que se le da a la apariencia física, la búsqueda de likes y comentarios que te suban la autoestima, la construcción de una imagen irreal… no puedo negar que, como padre, me preocupa. Por eso trato, desde la Gasol Foundation y desde mis redes personales, de promover un uso responsable de las pantallas, intentando transmitir valores positivos y promover que dicho uso sea compatible con una vida activa y saludable.

Usos positivos y negativos de las redes por parte de los deportistas

Hay deportistas que usan las redes de forma ejemplar. Suman a la conversación digital y hacen de las redes un lugar un poco mejor. Me refiero, por ejemplo, a deportistas como Fernando Alonso, que usa las redes con cercanía y naturalidad; o a Lewis Hamilton, que también las utiliza de forma orgánica pero a la vez con intención. Rafa Nadal transmite con acierto las iniciativas que lidera y mantiene a sus seguidores informados de sus logros dentro y fuera de la pista. Carolina Marín también lo hace muy bien: compagina sus éxitos deportivos con un lado más personal y ajeno al deporte. Son atletas profesionales cuya voz puede influir en muchas personas.

En Estados Unidos, destacaría a LeBron James o a Stephen Curry, atletas que posicionan muy bien sus ideas y también comunican su apoyo a distintas causas o sus relaciones con las empresas o marcas con las que se asocian. Todos ellos, y muchos más, aprovechan las redes sociales para exponer iniciativas y compartir ideas, aportando contenido de interés y calidad, creando comunidad y difundiendo muchos de los valores del deporte.

En el lado opuesto, un mal uso de la red por parte de un deportista de élite u otra persona influyente sería, por ejemplo, la incitación al odio, la difusión de noticias no contrastadas o la publicación intencionada de contenido que perjudique a otras personas. La crítica constructiva es una cosa. Debemos inspirar a otros de forma positiva y esperanzadora.

A veces es fácil dejarse llevar por comentarios negativos y ceder a las provocaciones. Hay personas que buscan el conflicto y, si el deportista no sabe gestionarlo, las consecuencias pueden ser muy negativas, o al menos desagradables. Esas interacciones no merecen la pena. Ni para los deportistas ni para ninguna otra persona: lo que compartes en redes sociales se queda ahí para siempre, por mucho que borres el post a posteriori. En el caso de los deportistas, por la magnitud del número de seguidores que acumulamos, el impacto se magnifica, se traduce en presencia en los medios de comunicación, tanto para bien como para mal. Ocurre algo similar en el caso de cualquier persona. Aunque sea a menor escala no deja de ser importante. Esos comentarios o reacciones podrían tenerse en cuenta en procesos de selección, acceso a becas y aceptación en universidades o instituciones públicas o privadas, perjudicando su candidatura. Debemos ser conscientes de que una reacción no meditada puede conllevar problemas en el futuro. Mi consejo: respirar durante un par de minutos, reflexionar si merece la pena y luego actuar desde la tranquilidad.

Actualmente, las redes sociales son una fuente de información importante sobre una persona. Pueden servir para tener una idea sobre su carácter y si supone algún riesgo para la organización a la que se dirige.

Otro ejemplo de uso poco responsable es el de personalidades que hacen publicaciones mientras conducen. Por ejemplo, para mostrar la música que está sonando. Aunque estén en un semáforo y no en movimiento, opino que son malos ejemplos. Cuando estás llegando a gente joven, tienes que pensar en lo que estás proyectando. Sin dejar de ser fiel a ti mismo, debes ser consciente del mensaje que lanzas y cuidarlo.

En la NBA, el rol social de los deportistas tiene un gran valor y los equipos forman a sus jugadores para que sean capaces de asumir esa responsabilidad. Obviamente, la forma de hacerlo dependerá del equipo pero, en todos ellos, se organizan reuniones o charlas en las que se aconseja a los jugadores. Se llaman “Media Training Sessions”, y a ellas acude una persona con experiencia en medios para hablar a los jugadores de cómo dirigirse a la prensa, cómo manejar ciertas preguntas peliagudas… y, por supuesto, cómo gestionar las redes sociales. Estas charlas se organizan sobre todo cuando ha habido algún tipo de problema o situación en el mundo del deporte, en la propia liga o incluso dentro del equipo, para que los jugadores estén más sensibilizados y receptivos al respecto y para prevenir experiencias problemáticas en el futuro.

Recuerdo algunos de los consejos que me dieron en su momento, como el de no hacer fotos del lugar donde resides, no compartir vídeos en directo que revelen tu localización, meditar las interacciones o las respuestas a provocaciones… En definitiva, consejos útiles para que siempre hagas un uso adecuado de tus plataformas de comunicación y protejas tu seguridad y la de aquellos que te rodean.

Durante el dificilísimo 2020, intenté usar mis canales de comunicación para transmitir un mensaje positivo en medio de las dificultades de la pandemia. Por ejemplo, realicé directos en Instagram con distintos expertos en las áreas de medicina, psicología o tecnología. Lanzamos la campaña de #NuestraMejorVictoria a través de las redes de la que siempre estaré orgulloso de haber formado parte. 

Para este año tengo muchos proyectos que seguirán utilizando la fuerza de internet y las redes sociales, como la segunda edición del congreso de hábitos saludables PL4NETS o de la Pau Gasol Virtual Academy by Santander. Son solo algunos ejemplos: todos nosotros podemos poner nuestro grano de arena para utilizar los medios que tenemos al alcance de manera positiva y constructiva. Sigamos sumando con esfuerzos colectivos en un momento en el que tanto hace falta.

Leave a Reply